Cómo evitar el estrés ambiental en las chinchillas

Evitar el estrés ambiental en las chinchillas

Hay formas de evitar que tu chinchilla experimente estrés ambiental. Como buen amante de tu mascota, debes asegurarte de que todas sus necesidades estén satisfechas. 

También debes asegurarte de que eres lo suficientemente confiable para atender sus necesidades. Tu mascota depende de ti para cuidarla física y emocionalmente. 

Si tu vivienda se haya en una zona con mucho ruido ambiental, ruidos estridentes y constantes, trata de ubicar su zona o jaula lo más lejos posible de la fuente del ruido.

Asegúrate de que la jaula sea lo suficientemente grande para que puedan correr y jugar. Asegúrate de incluir una rueda donde puedan hacer ejercicio, algunos juguetes que puedan masticar y un escondite. 

Todos estos elementos pueden evitar que su mascota se aburra y se estrese. También debe cubrir su jaula para ayudarles a estar menos estresados y proporcionarles una sensación de seguridad. Asegúrate también de que hagan su ejercicio diario lejos de su jaula. Esto les ayuda a ser capaces de vagar y no estar encerrados las 24 horas del día. Lo cual, puede ser estresante porque se sentirán encerrados en una entidad, que sería su jaula. 

Si debes realizar un cambio en la rutina, ya sea adoptar una nueva o darla en adopción, traslado o mudanza, reformas, cambios de disposición de muebles en la vivienda o el encuentro con otras chinchillas, debes hacerlo gradualmente. 

Tu chinchilla aceptará más un proceso lento que uno rápido y precipitado. Un cambio rápido y temerario no hace más que contribuir a un mayor estrés. 

El estrés añadido puede contribuir a la conmoción. En el caso de su mascota, esto sucede cuando sienten que no pueden asimilar la magnitud de lo que sucede a su alrededor. La chinchilla siente que su situación está fuera de control y no puede ser corregida. 

Son incapaces de digerir el cambio de escenario. Este tipo de shock puede resultar en un inmediato deterioro de la salud y/o muerte; a veces, pueden declinar lentamente y eventualmente expirar. 

El shock relacionado con el estrés no ocurre a menudo, pero si su mascota tiene hiperactividad, es más probable que lo experimente.

Es normal que su chinchilla desconfíe de lo desconocido. Con el tiempo, aprenderá a adaptarse. Las chinchillas están acostumbradas a las rutinas. Les gusta permanecer en la tierra de los entornos familiares y no mecer el barco. 

No se preocupan especialmente por los desafíos, sobre todo cuando se trata de hacer un cambio que les afecte directa y rápidamente. Si tienen que hacerlo, cambiarán, pero prefieren permanecer ininterrumpidamente con lo conocido. 

Si están en un ambiente inseguro, entonces es esencial que se hagan cambios. Eventualmente, tu mascota apreciará tus esfuerzos por trasladarlos a un mejor entorno. 

Como muchas mascotas la chinchilla prefiere estar en un entorno donde no se vea amenazada por el cambio. Sin embargo, hay ocasiones donde los cambios son necesarios, si tienen que cambiar de escenario, lo más importante es que tengan tiempo para adaptarse. Dependiendo de su edad y su estado de salud, algunas chinchillas se adaptan más rápido que otras. 

Los cambios que harían que su mascota se sintiera feliz son una nueva jaula, un televisor o una nueva película o un nuevo juguete para masticar. 

La mayoría de las veces, los recibirían con los brazos abiertos. Si en el caso, alguno de estos artículos no los satisface y causa estrés, tendrá que hacer algunos ajustes para que se adapten y eliminen el estrés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *